Pastillas desinfectantes vs. Lejía, ¿qué es mejor ante el coronavirus?

Pastillas desinfectantes, lejía... ¿Qué es mejor para combatir el coronavirus?

Ahora pasamos mucho tiempo en casa y estamos expuestos a gran cantidad de noticias e información sobre el COVID-19, así que seguro que te habrás preguntado cuál es la mejor forma de desinfectar tu vivienda y qué productos puedes utilizar.

Pastillas desinfectantes vs. Lejía: principales diferencias

Durante muchos años se ha utilizado principalmente lejía para desinfectar los hogares, sin embargo, con el paso del tiempo han salido al mercado productos más avanzados como las pastillas Cleanpill. ¡Descubre todas las diferencias entre nuestras pastillas y la lejía!

  1. Autorización oficial: el Ministerio de Sanidad avala las pastillas Cleanpill como producto desinfectante virucida. Es decir, es eficaz para combatir el COVID-19. Sin embargo, no todas las marcas de lejía están autorizadas. ¡Puedes consultar el listado de productos autorizados aquí!
  2. Dosificación: medir la cantidad de lejía que necesitas por cada litro puede resultarte complejo, mientras que con las pastillas no tendrás ese problema. ¿Cuál es la dosis correcta? Nosotros recomendamos 1 pastilla Cleanpill por cada litro y medio de agua. Si el envase es de 1 litro, echa la pastilla entera, no hay ningún problema y el ppm será mayor.
  3. Seguridad: como la lejía es líquida, corres el riesgo de derramarla o salpicarte en la ropa. ¡Esto no pasa con las pastillas! Al ser sólidas son más fáciles de manejar y, si te rozan con la ropa, sacúdete el polvo y listo. Adiós a la ropa desteñida.
  4. Más desinfectante con menos producto. El bote de 1kg de Virucida CleanPill obtendrás el equivalente a ¡37 litros de lejía! De esta forma apostamos por el ahorro de espacio y de peso.
  5. Ahorro: nuestro desinfectante es supereconómico. Con 300 pastillas consigues 450L de desinfectante, ¡el litro sale a 6 céntimos!
  6. Estabilidad: nuestro producto dura más tiempo que la lejía y mantiene todas sus propiedades, ¡unos 3 años si se guarda en perfectas condiciones! En cambio, en perfectas condiciones, la lejía dura únicamente algunos meses.
  7. Sostenibilidad: con las pastillas ahorras un 97% en transporte del producto y un 95% en generación de plásticos frente a otros desinfectantes, como por ejemplo la lejía líquida. ¿Cómo? Al ser tan potente, consigues más desinfectante con menos cantidad de producto y ahorras en transporte y envases. Además, el 50% de nuestros envases están fabricados con material reciclado.

¿Quieres ver más ventajas de las pastillas desinfectantes?

Artículos relacionados