¿Cómo funciona la lejía?

¿Sabes qué es y cómo funciona la lejía?

La lejía es uno de los desinfectantes más populares para la limpieza del hogar y uso doméstico. Hay gran variedad de marcas que ofrecen este producto de limpieza y, además, se pueden comprar en cualquier supermercado.

¡Léelo hasta el final y descubre todo lo que tienes que saber sobre la lejía!

¿Qué es y cómo funciona la lejía?

La lejía o hipoclorito de sodio es un producto para la limpieza del hogar que, diluido en agua, es un desinfectante bastante eficaz y muy utilizado. Este desinfectante tiene un olor muy fuerte y, dado que genera cierto rechazo, muchos fabricantes lo disimulan con aromas a limón y cítricos, entre otros. 

La lejía tiene tres usos principales: limpieza, desinfección y blanqueamiento, por eso es tan común su uso doméstico. Acorde con esos usos, tiene varias aplicaciones:

  • Cocinas y baños.
  • Suelos.
  • Lavadora: solo con ropa blanca.
  • Lavavajillas.
  • Superficies con moho: lo elimina en zonas con humedades.

Es muy importante que tengas cuidado al diluir la lejía en agua: tienes que evitar salpicaduras y calcular bien las dosis para no echar exceso de producto y que la solución no sea demasiado fuerte.

¿Desinfecta la lejía el coronavirus?

 

La lejía es un desinfectante muy eficaz, desde luego. Sin embargo... ¿sirve cualquier marca de lejía para desinfectar el COVID-19? 

El Ministerio de Sanidad ha publicado un listado oficial de los productos que ellos autorizan como desinfectantes virucida eficaces para combatir el coronavirus y no todas las marcas de lejía forman parte de esa lista. 

Hay varias alternativas a la lejía tradicional que pueden tenerse en cuenta a la hora de lograr una desinfección eficaz del coronavirus, como es el caso de las pastillas Virucida Cleanpill. Estas pastillas surgen como una alternativa a la lejía convencional que, además, están autorizadas como uno de los 41 productos oficiales del listado. Y además, cumplen la norma UNE EN 14476 y están registradas: son bactericidas, fungicidas y virucidas. 

Un desinfectante eficaz alternativo a la lejía

Nuestras pastillas presentan 4 ventajas en relación a la lejía:

  1. Fácil uso y dosificación: tienes el control de la medida y dosis. Se diluye 1 pastilla en 1,5L de agua ¡y desinfectante listo!
  2. Seguridad: es un producto sólido, por lo que evitas derrames y salpicaduras.
  3. Ahorro de dinero: con el bote de 300 pastillas consigues 450 litros de desinfectante, por lo que sale aproximadamente 15 veces más barato que la lejía.
  4. Ahorro de espacio: con el cómodo formato de las pastillas ahorras peso y espacio.

    ¿Quieres ver más ventajas de las pastillas desinfectantes?

    Artículos relacionados